top of page

Quinto día

DIA 5 — “La felicidad es tan difícil de encontrar.”

Hoy estamos ayunando del pensamiento que dice: “La felicidad esmuy difícil de encontrar”.

No hay un deseo más alto o más profundo en el corazón de la humanidad que la felicidad. Es la emoción más embriagadora que impulsa cada decisión y búsqueda de la humanidad.

Desde el comienzo de los tiempos la gente ha estado buscando la felicidad, tratando de comprarla, comerciar con ella o descubrirla. Pero no es difícil de encontrar.

VAMOS A CAMBIARLO HOY

1. No tienes que encontrar la felicidad. ¡Ella te encontrará a ti! Jesús nos dice en Mateo 6:33 que mientras buscamos Su reino “(...) todas las demás cosas te serán añadidas”. Espera que la felicidad te sea añadida al poner primero Su reino ¿Cómo haces eso? Comienza cada día plantando la semilla de la Palabra de Dios en tu vida (Marcos 4:26).

2. Feliz es el hombre que no se condena a sí mismo. Niégate a tolerar la condenación ni un segundo más de tu vida. Romanos 8: 1 dice, no hay condenación ¡Cree que Jesús te liberó de la condenación y la felicidad vendrá!

3. Trata la infelicidad como una señal para confiar en Dios. Jeremías 17: 7 dice que feliz es el hombre que confía en el Señor ¡Declara que confías en Él hoy!

4. La felicidad suprema en la vida es tener la SEGURIDAD de queeres amado. Puedes estar seguro de que Dios te ama, no importa qué. Nada puede separarte de Su amor. Piensa en eso.

5. Dios te ayudará a ser feliz hoy. El Salmo 146:5 dice: “Feliz es aquel cuya ayuda y esperanza están en el Señor”. Pide hoy Su ayuda. Pídele hoy esperanza. Cree que lo has recibido, y la alegría vendrá.

6. En Su presencia hay plenitud de gozo. Ten en cuenta que ahora estás en Su presencia por la sangre de Jesús ¡Y que el Espíritu Santo vive en ti! Eso cambiará tu visión de la vida.

PIÉNSALO Y DILO

Tengo la plenitud de gozo y la felicidad en la vida, porque estoy en la presencia de Dios y el Espíritu Santo vive en mí. Camino en la felicidad suprema de la vida, sabiendo que soy amado por Dios. Me rehúso a condenarme a mí mismo porque no hay condenación en Cristo Jesús. Dios siempre me ayudará y mi esper- anza está en Él. Por lo tanto, ¡soy feliz, en el nombre de Jesús!

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

El costo del llamado

Sintonisanos en buestras plataformas digitales @hombresymujeresdevalor @Radio de valor

bottom of page